recuperar-pareja

¿Lo nuestro tiene arreglo?

UNA DE LAS PRIMERAS preguntas a las que tengo que enfrentarme en mis consultas, una vez elaborado el mapa emocional y definidas las estrategias de acción para recuperar una pareja, es: ¿esto tiene solución, Carlos? La verdad nunca tengo la respuesta a esta pregunta, y quizá no la tenga nadie. Ni siquiera la persona que ha decidido romper la relación sabe qué puede pasar en los próximos meses, de modo que lo único que podemos hacer es tratar de entender muy bien lo ocurrido y trabajar para optimizar nuestras recursos, en línea para conseguir ese objetivo.

En un post anterior titulado Volver con tu ex: conseguir que la semilla germine hablábamos de lo que se puede y no se puede hacer para recuperar una pareja. Ahí poníamos el ejemplo de plantar una semilla y hacer todo lo posible para que germine. Veíamos que se trata de hacer unas cuantas cosas, no muchas, pero muy bien escogidas para conseguir este objetivo. Ahora, y siguiendo con las plantas, me gustaría ampliar esto en el contexto general de la psicología del coaching y en el especial de cómo recuperar una pareja.

Antes decía que ni siquiera quién ha decidido romper la relación puede saber qué ocurrirá, si es que la otra parte juega bien sus cartas, o sea, si haces bien esas pocas cosas que debes hacer. Ahora bien, si todo lo que hacer llegará o no a funcionar es algo que nadie sabe. Para entender esto te propongo que pienses en un rosal

Imagina que tenemos un rosal. El ejemplo sirve con cualquier planta, pero me gustaría que pensaras en un rosal sano, grande, un rosal del que brotan unas estupendas rosas cada temporada. Imagínate ahora que con las tijeras de podar seccionamos los tallos que nacen del tronco principal dejando éste totalmente limpio. Casi con seguridad, pasadas unas semanas esos tallos volverían a brotar y tendríamos rosas otra vez. Pero imagina que además de cortar los tallos seccionamos también unos cuantos centímetros la última parte del tallo. Bueno, seguramente el rosal sobreviviría también si aplicamos, eso sí, ciertos cuidados como el abono necesario o la temperatura y el riego adecuados. Otro corte más puede ser muy difícil de curar y otro más abajo aún más difícil. En una ocasión en casa de mi madre, por accidente corté con una podadora un rosal casi desde la raíz. Quedaron sobre la tierra menos de un palmo de tallo. Pensé que jamás brotaría y pensaba usar esa maceta para otra cosa. Sin embargo… ¡sorpresa! El rosal había empezado a sobrevivir y hoy día incluso vuelve a dar unas rosas estupendas. Yo no hubiera apostado nada por él, porque una poda un poco intensa ha provocado que alguna de mis plantas se muera. Pero por milagros de la naturaleza que quizá un botánico o un jardinero profesional podría explicarme, aquel rosal sobrevivió.

En una ruptura de pareja ocurre algo parecido. Poco a poco vamos cortando tallos, vamos podando y seccionando brotes hasta que nos quedamos con el tallo desnudo y con la impresión de que esa pareja no sobrevivirá. Puede ser que efectivamente así sea, pero puede que las cosas cambien. Si somos capaces de darnos cuenta de lo que hemos hecho mal puede que cambiemos, puede que realmente esa relación pueda brotar.

¿Quién puede saber esto? Estoy convencido que en la mayoría de los casos nadie lo sabe. Las personas cambiamos y a veces aprendemos de nuestros propios errores en una especie de tiempo mágico que yo suelo llamar Kairós. Otras veces, por supuesto, las cosas no pueden solucionarse y pasado un tiempo prudencial en el que sabemos que hemos hecho todo lo que podíamos hacer, hay que cambiar el rumbo. ¿Quién dijo miedo

celos
Consejos para recuperar a tu pareja
Carlos García COACH

Celos provocados

ALGUNAS VECES, puede ser efectivo causar celos provocados o llamar la atención de tu ex usando la estrategia de “alguien sin importancia”. Se trata de

Leer más »
error: Content is protected !!