neolitico

El sentimiento de angustia en una ruptura de pareja

EN MI COLEGIO DE PRIMARIA, en Madrid a principios de los ochenta, el recreo duraba media hora. Era entre las once y las once y media. Después siempre teníamos clase de matemáticas, la asignatura que peor se me daba y cuyos deberes se me quedaban sin hacer la inmensa mayoría de las veces. Cuando tocaba el timbre que anunciaba el inicio del recreo, todos los chicos bajaban las escaleras hacia el patio arrollándose de alegría, especialmente los días de sol. Era el recreo. Yo, sin embargo, empezaba a preocuparme  por los deberes de matemáticas (sin hacer) y en la cara de don Rodrigo cuando me sacara a la pizarra y le dijera que no había resuelto las ecuaciones que había mandado como tarea el día anterior. Esto me producía angustia y un malestar que no me dejaba disfrutar del recreo como el resto de chicos. Quizá los primeros minutos sí disfrutaba, pero luego, inevitablemente, comenzaba a pensar en lo poco que me quedaba para encontrarme con la sotana de don Rodrigo y su calva sembrada de perlas de sudor exhortándome a que resolviera la tremenda ecuación que había escrito en la pizarra: “¡García, salga a la pizarra!” En mitad del patio me invadía la angustia, dejaba de disfrutar del recreo y me preguntaba a mí mismo por qué no resolví las ecuaciones en vez de estar por ahí con el monopatín o mirando la televisión. Inevitablemente se vuelve al pasado, cuando en el pasado no podemos solucionar nada.

 

Qué es la angustia

Pensamiento adecuado al momento

Pensamiento correcto en una ruptura de pareja

Mapa emocional

 

Qué es la angustia

La angustia tiene un parecido importante con el dolor, porque ambos nos mantienen a salvo. Imagina que vas corriendo y en un mal paso te tuerces un tobillo. Lo normal es que se produzca una inflamación y dolor en la zona, de modo que tengas que dejar de correr y con eso pongas a salvo tu tobillo. ¿Pero te has parado a pensar qué ocurriría si no sintieras dolor? Si esto ocurriera, posiblemente, al final de la carrera tu tobillo y toda tu pierna estarían destrozadas de tal modo que no podrías volver a caminar.

El dolor entonces es bueno, porque te avisa de que debes parar. Con la angustia pasa algo muy parecido. Nuestra especie lleva sobre la tierra unos ochocientos mil años, y la mayor parte de ese tiempo los seres humanos tenían que buscarse el alimento recolectando o cazando. Efectivamente, la vida en el Paleolítico era extremadamente dura, llena de peligros que ahora ni siquiera podemos imaginar. Los osos y los tigres (en Europa también había tigres y leones) eran un peligro continuo que además competían con nuestra especie por la comida. Piensa, además, que en ese tiempo los seres humanos tenían que trasladarse de un lado para otro detrás de los animales que podían cazar. Era una vida llena de peligros en la que el sentido de alerta continuo, una especie de angustia, salvaba la vida a los humanos. Realmente esa angustia ha sido beneficiosa (como el dolor) porque nos ha hecho sobrevivir en ese mundo tal peligroso.

Después, hace aproximadamente diez mil años, los seres humanos empezaron a cultivar la tierra y a criar sus propios alimentos en lo que se llama, como sabes, Neolítico. Pero diez mil años son muy pocos comparados con los ochocientos mil en los que vivíamos como nómadas, en una economía de cazadores y recolectores, de modo que aún conservamos muchos rasgos de aquella época, entre ellos, esa angustia, gracias a la cual, el más leve ruido en la noche o un sencillo movimiento entre las hojas de los árboles nos ponían alerta.

Mucha gente, tras una ruptura de pareja, siente esa angustia porque de alguna forma se ha contado a sí misma que con la pérdida de esa persona su vida ya no podrá funcionar. Es una respuesta de nuestro organismo que cesará en el momento que dejes de contarte cosas que no son reales. Recuerda que puedes vivir perfectamente sin tu pareja e incluso hay gente que es feliz sin compartir su vida con nadie.

Pensamiento adecuado al momento adecuado

La vida, he pensado después, es como el recreo del colegio: un tiempo para disfrutar y ser felices en lo posible. Pero todo depende de nuestra decisión y de la forma que uno tenga de pensar e interpretar el recreo (o la vida). Recuerda que terminamos siendo lo que pensamos, nos convertimos en aquello que queremos ser. Si quieres ser feliz, quizá puedas ver que hay cosas que no están en tu mano, que no puedes resolver y que preocuparse por ellas es absolutamente inútil. Si tú quieres, puedes estar triste todo el tiempo del recreo porque no has llevado las tareas terminadas y posiblemente el profesor te recrimine y te lleves una calificación negativa.

Pero una vez que has salido al recreo es tarde para pensar en todo esto. Ahora estamos en el recreo y la mejor decisión es no anclarse en el pasado y disfrutar. Y digo anclarse en el pasado porque el problema se originó la tarde anterior, cuando en vez de ponerme a resolver las ecuaciones de don Rodrigo, preferí ver la televisión, como queda dicho. Esa fue una decisión del pasado que ya no puedo modificar: el pasado está fuera de mi alcance y repensar eso una y otra vez no va a solucionar nada.

 

contacto cero
Practicar algún deporte con regularidad te ayudará a mantener un pensamiento correcto

Pensamiento correcto en una ruptura de pareja

Esto ocurre con muchas personas que tras una ruptura de pareja se quedan paralizadas en el pasado. Se quedan detenidas evocando los tiempos en los que fueron felices, lamentándose de lo que pudieron hacer para recuperar a su pareja cuando veían que la relación se hundía, pero que no llegaron a hacer. Esta es una decisión tuya: anclarte en el pasado no te llevará a ningún lugar, porque el pasado no existe, se fue para no volver.

Si tu deseo es volver con tu ex, recuperar el amor de tu pareja, quizá lo más productivo sea preocuparte de las cosas que puedes hacer ahora y no de las que no hiciste. Pregúntate mejor, en primer lugar, qué cosas quieres cambiar de ti, y en segundo lugar qué cosas puedes hacer para volver o intentar volver con ella o él. Sufrir, desesperarte, llorar, aislarte… no va a solucionar absolutamente nada. Puedes hacerlo si quieres, pero no servirá nada. Lo mejor es plantar cara al futuro y pensar con toda objetividad lo que hiciste mal en el pasado para no repetirlo en el futuro.

Mapa emocional

En mis consultas de psicología del coaching a eso lo llamo el Mapa emocional, que también tiene todo un capítulo en el Método KSe trata de proyectar tus pensamiento hacía el futuro, porque aunque ahora no lo veas, el existe con o sin esa persona, no lo olvides. Si quizá cometiste una infidelidad o dedicaste demasiadas horas a tu trabajo o tus actividades de ocio, o quizá ahora te das cuenta que debías haber prestado más atención a tu pareja y a lo que te decía, no es tarde para que todo eso lo aprendas. No podemos saber si tu relación se pareja se ha perdido definitivamente (mira este otro post ¿Lo nuestro tiene arreglo? que precisamente habla de eso), pero sí sabemos que aprender todo eso te va a hacer mejor persona y mejor compañero o compañero en el futuro.

celos
Consejos para recuperar a tu pareja
Carlos García COACH

Celos provocados

ALGUNAS VECES, puede ser efectivo causar celos provocados o llamar la atención de tu ex usando la estrategia de “alguien sin importancia”. Se trata de

Leer más »
error: Content is protected !!