ghosting

Ghosting: el menosprecio a la persona

LEO EN LAS páginas de sociedad de estos días que la actriz Charlize Theron abandona la relación que hasta ahora mantenía con el actor y director Sean Penn. Por lo que de estas notas se desprende Penn, tuvo una aventura con otra actriz en la última película de Theron, en la que la que el propio Penn trabajó como director. Cuando ella se enteró del adulterio hizo pública una nota de prensa y desapareció de la vida de Penn sin dejar rastro. Durante semanas no contestó a las llamadas ni a los mensajes colocando una barrera invisible pero infranqueable entre ambos. Esto es a lo que en los Estados Unidos, y cada vez en más todo el mundo, la gente llama ghosting, que viene a ser como “hacer el fantasma”; en otras palabras: desaparecer.

 

Qué es exactamente hacer ghosting

Ghosting y ruptura de pareja

Qué se siente cuando te hacen ghosting

Cómo comportarse

Ghosting como venganza

 

Qué es exactamente hacer ghosting

El ghosting es algo relacionado con las comunicaciones online, o mejor dicho, con la forma que tenemos de usar este tipo de comunicaciones en las relaciones interpersonales. Ghosting significa desaparecer de la vida de otra persona sin hacer caso a sus llamadas, sus mensajes, sus correos electrónicos, sus historias en Instagram, Facebook, etcétera. Pero sobre todo, no se contestan los mensajes recibidos de algo tan importante como es hoy día whatsapp.

Hay quien considera ghosting al bloqueo técnico, es decir, cuando la otra persona deliberadamente ha puesto una barrera para que no podemos comunicarnos con ella. Sin embargo, en rigor, a esto no podemos llamarlo ghosting porque previamente ha habido una comunicación, el mero hecho de que te bloqueen es claramente un mensaje: no quiero que estés en mi vida.

Sin embargo, hay otra forma de hacerlo, que es lo que quizá sea el verdadero ghosting, es decir no contestar o no hacer ningún caso de las comunicaciones que envías. En este caso, los whatsapp tienen la marca de visto, pero no te responden; en las llamadas siempre salta el contestador; las publicaciones de Instagram y los email no tienen respuesta sea lo que sea que mandes. Puedes pensar que esa persona tiene una semana muy complicada y lo intentas de nuevo la semana siguiente una y otra vez. Pero tampoco obtienes resultados y no sabes qué pensar.

Sólo alguien muy cobarde y demasiado embriagado de su propio yo, es capaz de poner fin a una relación personal de esta forma. Lo imagino como llamar a una puerta una lluviosa noche de invierno, en una casa en la que sabemos que hay alguien porque vemos luz en la ventana… pero la puerta no se abre.

 

Ghosting y ruptura de pareja

Recibí en una de mis consultas a un hombre de unos 35 años, que me contó algo como esto: «Habíamos roto la relación porque parece que las cosas no funcionaban, que teníamos formas muy diferentes de entender una pareja. Sin embargo, era una persona interesante y si no funcionábamos como novios quizá en un futuro, nos dijimos muchas veces, sí podríamos funcionar como amigos. De pronto, ella dejó de contestar mis llamadas y mis mensajes de whatsapp; la veía en línea pero no contestaba. Tampoco reaccionaba a mis likes en Facebook ni a mis mensajes en su contestador. Le escribí entonces un correo electrónico y tampoco dijo nada. Pasaron varias semanas y un día me di cuenta que le había escrito más de treinta mensajes (entre correos electrónicos, mensajes de voz) y que no hacía más que pensar si habría hecho algo que no le gustó o si quizá hubiera encontrado a otra persona en su vida… lo cual es muy lícito y lo hubiera entendido».

En este blog, Contar las Olas, ya se ha dicho otras veces que las rupturas de pareja pasan por una serie de etapas (echa un vistazo a este capítulo del Método K). Los autores hablan de un número mayor o menor de etapas en la ruptura, con diferentes nombres. Pero todos coinciden en que hay una primera etapa que consiste en aceptar la ruptura.

Esta primera etapa, aceptar la ruptura, es quizá la más importante  porque es la que te posiciona en la realidad. Y esta es la posición es imprescindible para intentar recuperar esa relación o bien olvidarte de esa persona. Por lo tanto, aceptar es entender que esa persona ya no está; y para entender necesitamos un diálogo, una conversación… que es precisamente lo que te están negando con el ghosting. Es muy cruel que no te expliquen los motivos de la ruptura (aunque ya los sepas), porque puede interpretarse como un acto de duda, y con ello retrasar el proceso de duelo.

causas ruptura

 

Qué se siente cuando te hacen ghosting

Seguramente este no sea el caso de Sean Penn, pero no atender al sufrimiento de una persona (cualquiera que sea esta persona) es algo que no se entiende fácilmente. ¿No sería mejor explicar lo ocurrido? ¿No sería mejor ponerse en el lugar del otro? No se trata de hablar para volver a la relación, se trata de expresarse, de comunicar lo que sentimos. Todos estamos obligados a socorrer a otro si se encontrara en peligro y la omisión de esa obligación incluso puede ser considerada como un delito. Si tengo la obligación legal de atender a alguien que por casualidad encuentro tendido en la calle sangrando, ¿por qué no debo atender de igual forma a otro que también sufre (que además sí conozco) y soy la única persona capaz de paliar ese dolor? ¿Por justicia? ¿Acaso sólo por venganza? Sin duda es simplemente desprecio a la persona. 

En mis consultas encuentro con bastante frecuencia este tipo de actuaciones, provocando esa horrible sensación de impotencia que genera dudas y muchas preguntas sin respuesta. En definitiva, una tortura que prolongada en el tiempo y alimentada por pensamientos recurrentes puede llegar incluso a ser patológica.

Lo que queda más dañado en un proceso de ghosting es la autoestima. Terminas pensando que no significas absolutamente nada. Casi como si fueras un mueble. Aquella persona de la que hablaba antes, me decía en las consultas que se sentía como un objeto, como una cosa. «Cuando vas a tirar a la basura unos zapatos viejos no les dices a los zapatos lo que vas hacer con ellos. Los tiras y ya está. A las cosas no se les dice lo que has decidido».

Cuando te hacen ghosting también piensas que has cometido algún error del que no eres consciente. Le das vueltas y vueltas porque —piensas—, el extraño silencio de tu ex tiene que tener alguna explicación, lo que provoca la misma angustia que al protagonista de la novela de Kafka, El proceso. En esta novela alguien se despierta arrestado y acusado de algo que no conoce. Por supuesto, todo aquello era un tortura para pobre Joseph. Hay una versión cinematográfica que está completa en YouTube. Al final del post dejo el enlace.

 

Cómo comportarse

Lo más importante es detectar cuanto antes que eres víctima de un proceso de ghosting. Si hay pasado 48 horas y no hay respuesta, lo mejor es dejar de intentar comunicarte con ella. 48 horas es tiempo suficiente como para que haya visto el mensaje, y si no contesta porque está ocupada o enfadada, no podrás remediarlo mandando más mensajes. Piensa que en cuanto vea los mensajes, si esa persona quiere, te llamará. Una ruptura de pareja es algo doloroso, pero alguien que actúa así seguramente no te merezca. Piensa que muchas personas capaces de hacerte feliz y que, en este momento, están buscándote.

 

Ghosting como venganza

Estoy seguro de que mucha gente pensará que se lo tiene merecido (me refiero al caso de Sean Penn o en cualquier otro en el que hubo una infidelidad) por haber causado tal daño a su pareja: nada menos que abandonarla por otra mujer.

Entiendo que la actriz decidiera dejar la relación porque la confianza se ha perdido, y con total seguridad tuvo que sufrir por ello: a nadie le gusta descubrir una infidelidad. Pero tal vez ese no sea motivo para no atender al teléfono y desaparecer detrás de la pared. Precisamente es el momento de demostrar que, pese al daño recibido, somos mejores.

Utilizar el ghosting como venganza, como respuesta a un agravio como en el caso de estos actores, tampoco está justificado. La psicología del Coaching como objeto hace mejores personas, optimizar nuestros recursos y ser capaces de mejoras. Pero no creo que la venganza, sea cual sea ésta, nos haga mejores personas. Vengándote de tu ex con esta práctica estarás cayendo a su mismo nivel y, además, estarás provocando que tu ex, cuando se de cuenta, reacciones en tu contra con lo que tenga más cerca: recuerda que violencia siempre engendra violencia.

 

 

 

celos
Consejos para recuperar a tu pareja
Carlos García COACH

Celos provocados

ALGUNAS VECES, puede ser efectivo causar celos provocados o llamar la atención de tu ex usando la estrategia de “alguien sin importancia”. Se trata de

Leer más »
error: Content is protected !!