sex-ex-pareja

¿Es buena idea tener sexo con tu ex pareja?

NO HACE DEMASIADO tiempo recibí una llamada de David, alguien con quien había estado trabajando para intentar recuperar la relación con su novia de toda la vida: Rosa. Habíamos avanzado mucho las últimas semanas pero la cosa estaba parada. De pronto, David recibió una llamada de su ex en la que, directamente, le propuso tener sexo. La situación fue muy especial y merece la pena verlo con detalle.

 

El reencuentro con tu ex… para hacer el amor

Es «sólo» sexo

¿Qué ocurre si dices que no?

Quiere repetir la semana que viene

¿Y si no sale bien?

Final feliz

 

 

El reencuentro con tu ex… para hacer el amor

David había tomado la decisión de acudir a la cita, e incluso había decidido regalar a su ex algún juguete erótico, como solían hacer cuando eran pareja. Me explicó que quería hacerlo inolvidable y que había pedido asesoramiento a las chicas de un famoso sex-shop de Barcelona, adonde le habían recomendado un par de artículos que ya estaban en camino. Sin embargo, ahora le asaltaban muchas dudas y también algunos miedos.

Lo primero que Rosa había dejado claro en su llamada es que no quería volver a tener una relación de pareja con David. Habían roto por ciertos problemas e intromisiones familiares y ella seguía encontrándose molesta con eso. Era sexo y nada más lo que en ese momento quería de David, y eso había que tenerlo claro. Pero surgían muchas preguntas: ¿Ha hecho bien David en aceptar esa proposición tan peligrosa? ¿Debe aceptar que se repita la semana que viene? ¿Puede servir ese encuentro para acercar posiciones? ¿Cómo debe comportarse? ¿Qué puede ocurrir si después de haberle puesto la miel en los labios ella no quiere volver a saber nada más?

En otro post de este Blog titulado Miedo a fracasar en una relación de pareja, hablábamos de que intentar recuperar una pareja supone exponerse a una situación emocional que luego puede ser negativa. Decíamos allí que se trataba de no tener miedo, de ser valiente y entender que necesariamente existe cierto riesgo emocional en intentar recuperar una relación sentimental y luego no conseguirlo. Ahora bien, una cosa es no tener miedo y otra, muy distinta, es ser un temerario y meternos en la boca del lobo directamente.

 

Es «sólo» sexo

Este es el principal riesgo que puedes correr si aceptas irte a la cama con un ex: que te deje con la miel en los labios. Puede que sea un encuentro fascinante, pero que inmediatamente después te pida que te vistas y te marches sin tan siquiera haber intercambiado unas palabras, como tú habías pensado que ocurriría. Si esto ocurre así, quizá al día siguiente te sientas como un pañuelo de usar y tirar, y es posible que se avecine una nueva crisis. Si te pide que te quedes a dormir y pasáis la noche abrazados, puede que te hagas ilusiones pero la cosa es aún peor si por la mañana no te deja ni que desayunéis juntos. Pero desde luego también puede ocurrir que este encuentro derive después en una comunicación más fluida, o en otras citas para ir al cine o cenar y el objetivo de recuperar la relación se acerque. Es lo que decíamos más arriba: un riesgo que hay que correr.

 

amor-romantico
El sexo es lo que define una pareja. Una relación sin sexo no es una relación de pareja.

¿Qué ocurre si dices que no?

Otra opción es negarse. Puedes decirle a tu ex que sólo te acuestas con tus parejas, que reservas esa intimidad para cuando volváis a ser algo. Responder esto podemos entenderlo como una apuesta fuerte porque, si conseguimos que no se ofenda, puede que hayamos ganado terreno al incrementar tu valor. Pese a que los juguetes eróticos ya habían llegado, en la reunión que mantuve con David se planteó la posibilidad de negarse a acudir a la cita. «No quiero que piense que soy un pelele y que puede hacer conmigo lo que quiera», me dijo. Y no le faltaba razón. Pero quizá ya era tarde porque había confirmado la cita y a sólo unas horas sería peor cancelar.

 

Quiere repetir la semana que viene

Algunas personas son capaces de diferenciar muy fácilmente el sexo del amor, es decir, no se implican emocionalmente cuando se van a la cama con alguien. Durante mucho tiempo se pensó que esto era exclusivo de los hombres, pero desde luego no es así: ocurre tanto en hombres como en mujeres. Si tu deseo es recuperar como pareja a esa persona, te costará trabajo hacer el amor sin ninguna implicación emocional, pero puedes arriesgarte, como decíamos arriba, porque puede que despertemos ciertas dudas y las cosas se empiecen a arreglar. Lo que quizá sea un error es que aceptemos una y otra vez sólo para satisfacer sus deseos sexuales, porque esto nos llevaría a una pérdida de valor, lo que nos alejaría de nuestra intención. El número de veces que puedes quedar con tu ex para hacer el amor sin caer en esa pérdida de valor es algo bastante subjetivo. El sentido común te dirá cuándo debes decir basta. Lo que sí es evidente es que, si tu intención sigue siendo recuperar a tu pareja, utilices estos acercamientos para volver a tener una comunicación fluida y puedas exponerle, de la mejor forma posible, todo lo que has estado avanzando en estas semanas en ser mejor persona y nunca más cometer los errores del pasado.

 

menos-sexo
Tener sexo con tu ex puede ser una forma de retomar la relación.

¿Y si no sale bien?

También puede ocurrir que el encuentro sea un desastre. Quizá hayas buscado los mismos juegos que cuando vivíais juntos, pero tu pareja ya no está dispuesta a llegar tan lejos. Quizá ese encuentro os hace ver a los dos que estáis en lugares muy distantes, e incluso que te sientas un poco extraño en una situación así. Insisto en que, si tu deseo sigue siendo recuperar esa relación sentimental, aproveches la ocasión para acercar posiciones, para expresarte, para hablar y sobre todo para ponerte en su lugar y entender el motivo por el que se rompió vuestra relación. Todo ello sin enfadarte, si es que las cosas no van todo lo rápido que tú quieres.

 

Final feliz

La historia de David y Rosa tuvo un final feliz y sorprendente al mismo tiempo. Lo cierto es que se vieron dos o tres veces más en las siguientes semanas, pero como ella había previsto, sólo fueron encuentros sexuales y sin que se pudiera avanzar en el objetivo de recuperar la relación. Al principio esto desequilibró emocionalmente a David que, como digo, había llegado a idealizar demasiado a su ex. Pero un día, en una de nuestras últimas reuniones, David me confesó que ahora tenía serias dudas en querer recuperar la relación con su novia, como si esos encuentros hubieran servido para «desenganchar» emocionalmente a David y por lo tanto hacerle más fácil llegar a la etapa de Reconstrucción (ver las etapas emocionales en la ruptura de pareja). En todo caso lo importante es que sea un final feliz, aunque no sea el final propuesto.

celos
Consejos para recuperar a tu pareja
Carlos García COACH

Celos provocados

ALGUNAS VECES, puede ser efectivo causar celos provocados o llamar la atención de tu ex usando la estrategia de “alguien sin importancia”. Se trata de

Leer más »
error: Content is protected !!