El narcisista en las relaciones de pareja

SEGÚN LA MITOLOGÍA clásica, Narciso fue un muchacho condenado por los dioses a enamorarse de su imagen reflejada en un estanque. Su propia belleza le dejó paralizado mirándose a sí mismo, hasta que cayó muerto al propio estanque. Con el tiempo, según este relato mitológico, en ese lugar creció una flor a la que se le dio el nombre de Narciso. El mito de Narciso se ha utilizado para señalar un tipo de comportamiento humano: una persona enamorada de sí misma, con un ego desproporcionado que se considera por encima de los demás. Esto, en las relaciones de pareja puede ser un gran problema.

ÍNDICE
1. ¿Qué es un narcisista?

2. Una narcisista es una persona insegura

3. Cómo reconocer al narcisista

4. Problemas de un narcisista en la pareja

5. El «refuerzo intermitente» del narcisista

6. Un narcisista prefiere como pareja una persona dependiente

7. ¿Un narcisista es siempre infiel?

7.1 Buscan la adoración eterna

7.2 Una pareja de repuesto

7.3 Coleccionar conquistas

8. Cómo dejar una relación con un narcisista

1. ¿Qué es un narcisista?

La personalidad narcisista (Trastorno Narcisista de la Personalidad en términos de psicología clínica) es un trastorno del comportamiento por el cual una persona se da a sí misma una irrazonable superioridad. Este tipo de personas buscan continuamente la admiración y la atención de los demás, creen que el resto de personas (incluida su pareja) le deben cierto admiración, respeto; y están por debajo de él en todos los aspectos.

Dicho de forma sencilla, un narcisista es alguien que se quiere a sí mismo de forma exagerada.

El narcisismo (como le ocurre a los celos) no es un problema por sí mismo, sino que es un problema cuando se da en exceso.

Ser un poco narcisista no es malo. Todos tenemos nuestra porción de narcisismo porque es algo que necesitamos para funcionar en la vida y mantener una buena autoestima, para que nos respeten como personas, para que se escuchen nuestras ideas, para que los demás nos tengan en cuenta, etcétera.

Tener amor propio, efectivamente, no es un problema. Es un problema cuando ese amor propio es excesivo, entonces es cuando nos convertimos en narcisistas, sobre todo porque para ello «utilizamos» a los que tenemos cerca.

Las personas con este trastorno contemplan la vida desde un pedestal: les cuesta ser empáticas y no comprenden los sentimientos de los otros. A un narcisista no se le puede contradecir ni en público ni en privado, porque creen que se ataca su autoridad y su persona.

NARCISISTA

Un narcisista necesita que los demás le digan lo estupendo que es. Los narcisistas se consideran personas especiales, muy atractivas, mucho más que su pareja; y que los demás merecen menos que ellos.

2. Una narcisista es una persona insegura

Lo habitual es que detrás de esta máscara no haya más que alguien  inseguro de sí mismo, incluso acomplejado, que no sabe gestionar ni aceptar la más sencilla de las críticas porque cree que esto poner de relieve su ignorancia. 

El origen de este tipo de trastorno puede estar originado en la niñez y en la adolescencia. Un niño no valorado lo suficiente en su entorno, en casa sobre todo, quizá haya tenido de inflar su autoestima para sobrevivir a ese vacío. Con la madurez ha seguido alimentando su ego porque es la fórmula que aprendió para mantenerse a la vista en sociedad.

Hay que tener cuidado porque en los últimos tiempos a cualquiera, sobre todo en problemas de pareja, se le acusa de ser narcisista o de otras patologías que siempre deben estar diagnosticadas por un especialista; no sirve la mera opinión de tu pareja o de un tercero para considerar que alguien padece este trastorno.

 

3. Cómo reconocer al narcisista

  • Como ya se ha dicho, ellos piensan que son especiales y por eso suelen mostrar en su lenguaje corporal arrogancia y altanería.
  • Un narcisista mira por encima del hombro a todo el mundo. Un gesto típico es que no centran su mirada en las personas a las que está hablando, hablan como si se estuviera dirigiendo a un auditorio, como si su discurso sentara cátedra.
  • Ellos piensan que sus logros son más importantes de lo que realmente son y fantasean magnificando con su poder o su éxito en la vida.
  • Suelen creer que ellos tienen lo mejor: el mejor trabajo, el mejor coche, que estudiaron en el mejor colegio y que viven en el mejor barrio de la ciudad.
  • Creen que merecen cierto privilegio en el trato con respecto a los demás: se consideran personas especiales, muy atractivas, mucho más que su pareja; y que los demás merecen menos que ellos.
  • Si eres su pareja, esperará de ti un trato reverencial; te pedirá favores de todo tipo y se convertirá en una especie de explotador a todos los niveles. En la cama concentrará todos los placeres en sí mismo o sí misma y ni siquiera se preguntará qué puede hacer para que tú también disfrutes.
  • Creen que son mejores que los demás y que solo pueden pasar tiempo con personas tan especiales como ellos o que únicamente ese tipo de personas podrán entenderlas.
  • Otro rasgo muy importante, y de gran transcendencia en la pareja, es que no aceptan ninguna crítica o sugerencia para mejorar algo. Resultan inaccesibles y se convierten en personas arrogantes, muy poco magnéticas, con las que no apetece compartir nada. Un narcisista no permitirá que su pareja le dé una alternativa para hacer algo de otra forma. Esto puede generar en la persona que convive con un narcisismo sentimientos de frustración, rabia o incluso vergüenza.

RECUPERAR-PAREJA-NARCISISTA

El narcisista da las dosis de cariño justa para que el otro busque continuamente el «premio», de esta forma conseguirá tener atrapada a su pareja en la búsqueda de esos momentos buenos. 

4. Problemas de un narcisista en la pareja

Una pareja es un proyecto de vida en común en la que ambos deben aportar tiempo, esfuerzo, compromiso y, muy especialmente, deben recíprocamente ceder en favor del otro, todo ello armonizado con un equilibrio constante entre lo que ambos se dan y reciben. El equilibrio es fundamental en cualquier relación humana y por su puesto en las relaciones sentimentales también.

En este Blog se ha dicho varias veces y siempre lo repito en mis sesiones de psicología del coaching: una pareja se crea, se mantiene y se recupera después de una ruptura buscando el equilibrio. Si tu pareja es narcisista o tiene tendencia a ello, ya habrás descubierto que eso del equilibrio no es para ellos.

Una persona narcisista no estará dispuesta a ceder del mismo modo que vas a ceder tú, ni estará dispuesta a ponerse en tu lugar en la vida diaria. Pensará que tú tienes que encargarte de las peores tareas, o las tareas que esta persona considere indignas para sí, simplemente porque tú eres inferior; o sea, estás en una escala diferente.

Durante las primeras fases de la pareja, quizá puedas convivir con esto porque al principio estamos absortos, envenenados con la belleza y con el descubrimiento del nuevo amor. Pero una vez que convives con esa persona y es necesario compartir de forma equitativa, vivir con una persona narcisista puede resultar un calvario.

El primer problema se da si funcionáis muy bien en la cama o esa persona te resulta especialmente atractiva. Esto hará que por un tiempo te cieguen esas cualidades tan estupendas (es normal); y aunque ya hayas descubierto que su ego es más grande que la Torre Eiffel, apuestas por esa relación porque sobre todo te fijas en las cosas buenas.

Pero recuerda que cuando te unes a alguien lo haces en bloque, con todas las ventajas y consecuencias. Es como si compraras un pack de esos que se ofrecen en los supermercados que tienen una botella de leche, un bote de cacao en polvo y un paquete de galletas. Quizá no te gusten ese tipo de galletas, o la leche… pero no puedes comprarlos por separado: es un pack indivisible como suele poner en la etiqueta.

Con una pareja pasa lo mismo. No pienses que podrás quedarte con una parte: las personas somos polifacéticas y en el amor hay que aceptar a tu pareja tal y como es en su totalidad

 

5. El «refuerzo intermitente» del narcisista.

Una tendencia muy habitual de las personas narcisistas es mostrar mucho afecto pero durante un periodo corto de tiempo. Durante ese breve espacio resultan adorables y fáciles de tratar; pero después todo cambia y se muestran distantes y presuntuosos, lo que provocará que su pareja busque su otro lado creando así una especie de dependencia. Esto en psicología se llama refuerzo intermitente y es el motivo por el que las máquinas tragaperras o la lotería resultan adictivas: dan un premio sólo de vez en cuando.

El narcisista da las dosis de cariño justa para que el otro busque continuamente el «premio», de esta forma conseguirá tener atrapada a su pareja en la búsqueda de esos momentos buenos. 

 

6. Un narcisista prefiere como pareja una persona dependiente

Efectivamente, el narcisista se va a encontrar como pez en el agua si da con una persona con baja autoestima o con personalidad dependiente.  Alguien que pueda soportar su superioridad siempre es un valor seguro para estar por encima, llevar la razón y asegurar el dominio sobre el otro.

Una persona dependiente (con baja autoestima) que tiene como pareja una narcisista se encuentra entre la espada y la pared. A veces es complicado salir de esa situación sin ayuda profesional. 

Si crees que se dan en tu pareja estas circunstancias y que tu pareja se aprovecha de tu supuesta inseguridad, lo mejor es que busques la ayuda de un psicólogo clínico, quién diagnosticará la situación y te recomendará qué pautas seguir. 

 

7. ¿Un narcisista es siempre infiel?

Aunque no en todos los casos se da, el narcisista puede tener una predisposición a ser infiel, por esos motivos que hemos tratado antes. La causa de esa inclinación puede explicarse por estos motivos:

7.1 Buscan la adoración eterna

Una persona con este trastorno es alguien que requiere de una constante admiración por parte de los demás, y muy especialmente por parte de su pareja. De esta forma necesita vivir continuamente en la fase del enamoramiento (puedes ver aquí las etapas de la pareja). Esta fase se caracteriza por una continua necesidad del otro, por deseos sentir y de ver a la persona amada y de estar a todas horas juntos.

Todo el mundo conoce esta situación de adoración mutua que se da en las primeras semanas de pareja y que desaparece para dar lugar a otro momento de la relación. Pero un narcisista no quiere pasar a la siguiente etapa; una narcisista necesita que le sigan adorando y queriendo como un ídolo (recuerda que sobrevive gracias a esto), de modo que en el momento que no se sienta adulado como cree merecer, buscará fuera de la pareja esa admiración porque necesita ser el centro de atención de alguien.

7.2 Una pareja de repuesto

Los narcisistas saben que mantienen su relación de pareja al límite y por ese motivo pueden perderla en cualquier momento. Quizá por el miedo a esa situación, porque creen que la relación ya se ha terminado o a punto está de hacerlo, deciden buscar una nueva persona (aun sin romper con la anterior) que se enamore e idolatre como necesita, de alguna forma buscando quedar por encima en caso de que la pareja se rompa.

Cuando esto ocurre, o cuando se descubre la infidelidad, el narcisista no se verá a sí mismo como infiel. Por el contrario justificará su infidelidad con la idea que su pareja no le quería lo suficiente y por tuvo que buscar el cariño en otra persona. Es decir, él nunca cree que se equivoca.

7.3 Coleccionar conquistas

Si se da la circunstancia de que la persona narcisista es atractiva, va a tener aduladores casi en cualquier sitio y le será muy fácil valerse de ellos para verse admirado.

Los narcisistas necesitan ir incorporando muescas a su revolver, es decir coleccionar conquistas que le demuestren que son el centro de atención. Si como digo se trata de una persona atractiva, esto lo va a tener muy fácil. Ser pareja de alguien con este perfil puede ser muy estresante, sobre todo si no te das cuenta del problema que tiene quién está a tu lado.

 

8. Salir de una relación con un narcisista

Como decíamos antes, no sirve con que alguien te diga que tu nueva pareja es narcisista; y mucho menos que den esa opinión sólo con tus relatos. Si crees que tu pareja se parece mucho a lo que aquí hemos dicho, lo mejor que puede hacer es hablarlo con asertividad y proponerle ir a un especialista (un psicólogo clínico) para que lo diagnostique y lo trate adecuadamente.

Pregúntate a mi mismo o a ti misma si en conjunto eres feliz con esa persona; pero tiene que ser en conjunto, no sirve decir que esta persona es maravillosa en unos aspectos pero inaceptable en otros; digamos que todas las facetas de su personalidad tienen que gustarte al menos un poco. 

Si decides dejar esa relación plantéate dar los siguientes pasos:

  • Poner límites. Identifica lo que no te gusta de tu pareja y no le permitas entrar en lo que tu consideras «fuera de juego».
  • Trata de hablar con personas de tu entorno. Las conversaciones con otras personas te ayudarán pensar mejor y a canalizar los pensamientos recurrentes.
  • Piensa y ti mismo o en ti misma; recuerda que una relación de pareja se establece para estar mejor. 
  • Escribe en un cuaderno (a mano preferentemente) cada día lo que vas sintiendo y lo que te preocupa. Esto te ayudará a comprender y a tomar una decisión llegado el caso.
  • …y, por supuesto, no dudes en acudir a un psicólogo clínico si lo necesitas.

 

9. Cómo cuidar la autoestima, por Walter Riso

Interesante video del psicólogo argentino Walter Riso sobre la autoestima. No te lo pierdas.

Solicita una consulta gratuita

«Método K para recuperar a tu pareja tras una ruptura»

Todo lo que debes hacer para que vuelva a confiar en ti

Al adquirir el «Método K para recuperar a tu pareja» obtendrás acceso inmediato desde tu teléfono móvil, tablet o desde tu ordenador a todo el contenido Método. Puedes empezar a trabajar para recuperar a tu pareja ahora mismo.

El pase (cuatro meses) en un único pago de 59,90 € (menos de 15 € al mes) incluye:

→ Acceso inmediato a los 24 vídeos en HD que apoyan el Método, con explicaciones y ejemplos reales tomados de mis consultas en psicología del coaching. Más de 6 horas de vídeo de alta calidad para que descubras tus errores, aprendas a enfrentarte a esta situación, diseñes tus propias estrategias y puedas recuperar a tu pareja en el menor tiempo posible.

→ Acceso inmediato al texto del «Método K para recuperar a tu pareja tras una ruptura» en formato digital. Los capítulos del Método que te ayudará de verdad a recuperar la confianza en ti mismo y dar los pasos adecuados para volver con tu ex.

→ Apoyo personalizado por correo electrónico de las dudas que se van ocasionando al aplicar el Método K. Sólo tendrás que enviar un correo adjuntando el ID de tu suscripción a la dirección que te llegará por correo electrónico.

Todo en un único pago de 59,90 €

error: Content is protected !!