ruptura-hijos

Cómo afecta el divorcio a los niños

MUCHAS PAREJA RETRASAN el momento de la ruptura o la separación por los niños. Pelear en los juzgados por la custodia y dejar de ver a tus hijos todos los días es algo que puede ser doloroso, sobre todo si la ruptura ha sido traumática. En todo caso, si lo hacemos bien no tiene por qué ser un problema para los niños, todo depende de cómo os comporteis ante ellos y cómo puedes ayudarles a entender que los cambios que se producirán en su vida no tendrán para ellos ninguna consecuencia especial. Ya se publicó una entrada en este blog sobre este mismo asunto (puedes leerla aquí). Hoy quiero entregaros una pequeña guía de cómo afecta el divorcio a los niños y cómo comportarse con ellos.

Que los niños entiendan la nueva situación

Es muy importante que antes de separaros físicamente, es decir, antes de que cada uno cambie su residencia, que expliquéis a los niños lo que va a pasar. En mis consultas y en Método K para recuperar a tu pareja, siempre hablo de una situación controlada y una situación descontrolada. Si la ruptura se produce en este último caso, si la pareja discute o se falta el respeto incluso delante del niño, va a ser muy complicado que podáis explicarle lo que va a ocurrir sin que sea un trauma para él.

Tanto si la decisión de separaros ha sido tomada por una de las partes o bien es una decisión tomando únicamente por uno, es el momento de acercaros y el tema de los niños hacer un frente común para explicarles que las cosas van a cambiar, pero que eso no va a suponer ningún problema para ellos y que si bien habrá un régimen de visitas, el niño podrá ver a cualquiera de los dos siempre que quiera. Recuerda que si los niños ven normalidad y calma en vuestra vidas, él también estará tranquilo y calmado.

hijos-ruptura pareja

Los niños perciben los problemas de sus padres desde una posición más vulnerable. 

Evita el miedo y la inseguridad en los niños

Cuando sobrevuela una ruptura de pareja, los niños están emocionalmente revueltos porque, como ya se ha dicho, pueden pensar que ellos tienen la culpa. Por eso, además de explicar las cosas bien a los niños, los padres tienen que mostrarse ante ellos como un solo bloque. Me explico. Si delante del niño uno de los padres dice una cosa que el otro no aprueba, o no considera oportuno, o no está de acuerdo, no hay que alzar la voz y desautorizar al otro inmediatamente creando una situación de tensión con los niños delante. Simplemente, hay que dejarlo pasar en ese momento. Morderse los labios, si quieres llamarlo así, en beneficio de tu hijo y después, a solas, hablarlo con el otro miembro de la pareja.

Esto, por supuesto, es una práctica que hay que seguir estéis en proceso de separación o no. Mostrar un frente común en lo relativo al niño para que el os considere una unidad en lo relativo a él. Si os habéis separado, sin duda es porque las cosa no funcionaban bien o peor aún: porque hubo infidelidades, engaños o incluso violencia. Sin embargo, es hora de pensar en el niño y no en vosotros, hacer de tripas corazón y evitar que los niños presencien una discusión porque esto quedará marcado en su memoria y producirá inseguridad

Más tiempo con tu hijo

Tras la ruptura, para los padres se abre una nueva etapa en la que su vida cambia y tienen que ocuparse de cosas que antes no hacían y, de una forma u otra, siempre tienen que modificar sus horarios e incluso su economía. Es un momento de cambio para todos, pero muy especial para los pequeños.

Ahora, más que nunca, hay que explicarle todo con sus propias palabras y hacerle entender que aunque sus padres ya no viven juntos, a él le siguen queriendo igual. Tampoco hay que darles muchas explicaciones de los motivos de la ruptura de pareja, ni mucho menos culpar al otro progenitor de la separación: recuerda que respetar a tu ex pareja es para tu hijo muy importante y el futuro te estará agradecido.

Una práctica muy recomendada por especialistas es la de merendar (o cenar, o comer o tomar un helado) los padres e hijos una vez a la semana o al menos una vez al mes. Este tipo de encuentros tienen por objetivo que los puedan disfrutar de ellos en un ambiente familiar. Ojo, no se trata de confundirles, hay que explicarles que se trata de una merienda sin más y, por supuesto, en estos encuentros no pueden darse discusiones de ningún tipo entre los padres. Los padres tienen que preparar con antelación este encuentro para que nos se convierta en un momento de discusión o para cambiar cosas en el convenio regulador o cualquiera otra cosa que no tenga que ver exactamente con el niño.

Antes de acudir a este tipo de encuentros, tienes que estar seguro que no acudes para discutir con tu ex, de modo que si surge algún problema y la conversación comienza a calentarse, hay que decir que se hablará en otro momento, cuando el niño no esté presente.
Lo importante es que los niños sientan que pese a todo ellos podrán disponer de sus padres cuando quieran.

Observa a tu hijo

No es lo mismo que los padres se separen cuando el niño tiene 3 años que cuando tiene 10. En ´términos generales podemos decir que antes de los 3 años los niños no entienden a la primera qué está ocurriendo en casa, por eso hay que estar con ellos y explicarles todo con calma y mucha paciencia. A partir de 8 años (o incluso con 6) los niños ya entienden lo que ocurre y pueden mostrar su enfado o llamar la atención con supuestos dolores de cabeza o enfados. Después de 8 años ya hasta la adolescencia los niños se muestran tristes o rabiosos, pueden mostrar miedo o dejarse a abandonar la casa en la que hasta ese momento vivían.
Si observáis algún comportamiento extraño en el niño, lo mejor es que hables con tu ex y acudas con el niño a un psicólogo especializado.

No odies a tu ex

Es muy importante que los dos padres no se desautoricen delante del niño, como ya se ha dicho. La práctica de verte con tu ex y con los niños para merendar de vez en cuando, como te proponían en el punto anterior, tiene que entenderse como un tiempo exclusivo para los niños, de modo que a toda costa hay evitar enfrentamientos y que el pequeño siga viendo a sus padres como su referencia.

Recuerda que vivir enfrentado a tu ex siempre te llevará al odio y esto, desde luego, no aporta nada bueno a los niños.
Hay que aceptar también, cuando hay una nueva pareja, que el niño tiene que pasar tiempo con esa nueva persona y evitar inmiscuirse en los asuntos de tu ex. No critiques si sale mucho por las noches o si en tres meses ha presentado a sus hijos a varias parejas. Si bien es algo que puedes recomendar a tu ex, ya no puedes controlar si tu pareja tiene varios novios o novias.

Recuerda que una ruptura de pareja no es el fin del mundo y que, haciendo bien las cosas, tus niños no tienen por qué pasarlo mal. Mucha suerte.

CELOS-PROVOCADOS
Consejos para recuperar a tu pareja
Carlos García COACH

Celos provocados

ALGUNAS VECES, puede ser efectivo causar celos provocados o llamar la atención de tu ex usando la estrategia de “alguien sin importancia”. Se trata de

Leer más »

Solicita un consulta

error: Content is protected !!