CELOS-PROVOCADOS

Celos provocados para recuperar a tu pareja

ALGUNAS VECES PUEDE ser efectivo llamar la atención de tu ex usando la estrategia de “alguien sin importancia”. Se llama psicología inversa y trata de provocar un sentimiento buscando precisamente lo contrario. En el caso de recuperar una pereja se trata de hacer llegar el rumor de que has conocido a alguien y salís de vez en cuando: o sea provocar celos. Esperar la reacción de tu ex a través de los celos es un truco tan viejo como el mundo. Sin embargo, puede servir para provocar emociones y comprobar que siente tu ex con respecto a ti. 

Descargar audio de este artículo

1. Pérdida de valor

El panorama que suelo encontrarme en mis consultas, quizá con demasiada frecuencia, es el de una situación de falta de calma y tensión más o menos generalizada. Después de la ruptura le has pedido a tu pareja muchas veces que te perdone, que vuelva contigo porque ahora todo será diferente. Te has arrastrado demasiado e incluso le has prometido cosas que te costará trabajo cumplir; todo para evitar la despedida final.

Con todo esto quizá sólo has conseguido una cosa: has perdido valor. Es decir, ahora tu pareja sabe con certeza que estarás ahí para cuando quiera volver (si es que algún día quiere).

En realidad lo que se ha perdido es el equilibrio, y como ya se ha dicho en otros artículos de este Blog, todas la relaciones humanas (incluidas la relaciones sentimentales) se mantienen, se crean y se recuperan con equilibrio. No se trata de dar lo mismo que se recibe, se trata de que esté compensado dentro de vuestra escala de valores. 

Suplicando a tu pareja demasiado estás creando una situación de sumisión, estás proyectando una imagen de ti mismo o de ti misma poco magnética. Sobre este particular será muy interesante que leas el artículo sobre el modo correcto de aplicar el contacto cero. 

2. Ser feliz sin tu pareja

Quizá esa pérdida de valor (y de equilibrio) está provocada por tu creencia errónea de que sin esa persona tú no podrás ser feliz. Gran error. Recuerda que tu seguridad psicológica, sentirte seguro de ti mismo o segura de ti misma, es algo que uno debe saber fabricar con autonomía, por nuestros propios medios. Puedes leer sobre esto más en el capítulo del Método K, El contacto cero o cortafuegos. 

Por eso, en una situación de ruego excesivo ha provocado tu pérdida de valor y eso es algo que debemos cambiar de inmediato.

Por eso, en algunos casos la gente opta por una pequeña mentira. Nada del otro mundo. Algo que puede ayudarte si lo haces bien, aunque también debes saber que si lo descubre tu pareja puede resultar caro (tu magnetismo personal habrá caído hasta el fondo y será difícil retomarlo). Por eso, antes de empezar debes pensar bien qué pretendes y en consecuencia trazar un plan.

3. Errores frecuentes intentando dar celos provocados.

No busques una foto de una chica o chico guapo en Internet y la subas a tu muro de Facebook diciendo que es tu nueva conquista. Este es un gran error. En primer lugar porque es un delito usar la imagen de otra persona sin su consentimiento, y en segundo lugar porque tu ex puede encontrar la misma foto y entonces haber descubierto el engaño. Tampoco es buena idea convencer a alguien para que se deje besar apasionadamente delante de tu pareja porque con ello puede conseguir humillarle y por lo tanto alejarlo o alejarla más de ti.

Conozco un caso mucho más extremo: alguien que contrató a una despampanante modelo para que se paseara del brazo con él por la calle principal de su pueblo. Evidentemente, todo el mundo incluida la chica a quién quería impresionar, descubrió que se trataba de un truco. Fue desastroso porque no sólo no consiguió dar celos, sino que se convirtió por unos días en el hazmerreír del grupo de amigos.

celos-pareja

Provocar celos en tu ex pareja para llamar su atención puede peligroso si no lo haces con extrema sutileza. 

4. Cómo hacerlo bien

Si lo has pensado bien, quieres recuperar a tu pareja y crees que esta es una buena manera de llamar su atención, lo mejor es que antes de hacerlo tomes ciertas precauciones. Se trata, como digo, de algo más sencillo. Dar pinceladas sin decir nada concreto: por ejemplo dejar de llamar o no contestar sus llamadas o mensajes inmediatamente: si hasta ahora has reaccionado enseguida a sus mensajes o llamadas; trata de no hacerlo con tanta rapidez o incluso esperar a que llame una segunda o tercera vez. También puede serte útil este artículo sobre cómo usa bien el whatsapp en una situación de crisis de pareja.

Las posibilidades de este estrategia las descubrí por casualidad con Antonio una persona que vino a verme no hace mucho tiempo para intentar recuperar a Andrea, su novia de toda la vida (como siempre en este Blog los nombres son ficticios). Andrea había reaccionado bien al contacto cero pero después de varias semanas las cosas estaban muy estancadas. Sabíamos, y eso es muy importante, que ella aún tenías dudas con respecto a la decisión que había tomado de dejar a Antonio, pero ahora parecía estar expectante, silenciosa, distante… y esto estaba pasando factura a Antonio, que se encontraba un poco decaído con la falta de avances.

Al final de una sesión de trabajo me preguntó si me parecía oportuno quedar con una amiga del trabajo, simplemente una compañera que está de paso en Madrid y que le había propuesto salir cenar juntos por no estar encerrada en su hotel. Desde luego era una de mis recomendaciones: no quedarte en casa mirando la pared porque esto provocaría pensamientos negativos; siempre le había recomendado que saliera sobre todo a hacer deporte o con los amigos.

celos-provocados

Todas la relaciones humanas (incluidas la relaciones sentimentales) se mantienen, se crean y se recuperan con equilibrio. No se trata de dar lo mismo que se recibe, se trata de que esté compensado dentro de vuestra escala de valores. 

El caso es que salieron a cenar y estuvieron charlando del trabajo y de los compañeros. Después ella se fue en un taxi a su hotel y él regresó a casa sin más. Por la mañana Antonio se despertó con un mensaje de su ex con algo parecido a esto: «¿Ya te has olvidado de mí? Ayer mi amiga Marta te vio con una chica en un restaurante del centro». Él contestó que sólo era una amiga (evitó decirle que era una compañera del trabajo). «Simplemente es una amiga». 

El caso es que esto provocó en Andrea una reacción inesperada, como si se hubiera dado cuenta de que podría perder a Antonio definitivamente si no reaccionaba a tiempo. Por supuesto, esto sólo pudo ocurrir porque ella tenía dudas con respecto a la decisión de dejar la relación, como ya he dicho.

El caso es que a partir de ese caso he aplicado en otros casos la estrategia de los celos provocados o de «alguien sin importancia» como desde entonces la llamo. Lo más importante es que no se descubra que estás dando celos, es decir que actúes con mucha cautela y naturalidad si es que te paseas del brazo de alguien por una zona en la que tu ex o alguien de su entorno te pueda reconocer. Posiblemente haya que hacerlo varias veces y no siempre se consigue, es posible que no os vea nadie y que no dé el resultado esperado. 

Recordarte también que no utilices o engañes a otra persona con este cometido. Si vas a quedar con otra persona para dar celos a tu ex, lo mejor es que le expliques el plan y se lo propongas con respeto y honestidad. Puede que no acepte o que no le interese formar parte del plan y tendrás que respetarlo tal cual, por supuesto. 

En todo esto también hay que destacar el papel que jugó Marta, la amiga de Andrea. Fue ella quién puso en marcha toda la maquinaria. De esta forma, también puedes aplicar esta estrategia simplemente contando lo que quieras (lo que te interese) a alguien que tú sabes que con seguridad se lo contará a tu ex: es lo que Sun Tzu en su libro El arte de la guerra llama el espía engañado.

5. Redes sociales

Las redes sociales son el lugar perfecto para este cometido, pero de igual modo se trata de tener mucho tacto. Sobre las redes sociales te recomiendo este otro artículo. Aquí, brevemente, podemos decir que se trata de provocar una reacción amistosa en tu ex, no perder la conexión y dar pie a que dentro de poco podáis charlar o incluso tomar un café. Recuerda que se trata siempre de crear emociones dentro de tu estrategia. 

Lo primero que puedes hacer es cambiar la foto de WhatsApp. Si te atreves, te recomiendo que pongas una que te haya hecho tu ex en algunas vacaciones o en algún momento feliz, una foto en la que tu ex se reconozca por su ausencia y además que le guste, una que haya dicho que estás muy guapo o guapa. En las redes sociales muchas veces tratamos de proyectar nuestras emociones, pero si tu deseo es llamar su atención, desde luego, no incites a un pensamiento triste, sino lo contrario: que todo el mundo vea que has superado el bache de la ruptura y te encuentras estupendamente (con moderación) claro. 

En Instagram y otras redes sociales lo mismo: siempre sin publicar más de lo que habitual pero siempre fotos o vídeos positivos.

6. Conclusiones

En resumen, se trata de dar pinceladas sueltas, sin conexión, sin concretar nada; para que tu ex entienda que también puede perderte. Si llevas mucho tiempo dando muestras de amor incondicional (a todas luces algo imposible) y de repente ya no estás tan pendiente de sus llamadas o sus publicaciones en las Redes sociales, quizá puedas propagar la idea de que puede perderte. Piensa que quizá aún no le hayas dado la oportunidad de experimentar qué se siente cuando tú no estás. Insisto en que si lo haces, debe ser lo más natural y creíble posible y, lo que es más importante de todo, debes hacerlo sin que provoque hostilidades o enfrentamientos, no se trata de crear disputas sino únicamente provocar una situación distinta en la que hagas pensar de forma diferente a tu ex.

«Método K para recuperar a tu pareja tras una ruptura»

ayuda profesional de calidad
recupera-tu-pareja-logo

Al adquirir el «Método K para recuperar a tu pareja» obtendrás acceso inmediato desde tu teléfono móvil, tablet o desde tu ordenador a todo el contenido Método. Puedes empezar a trabajar para recuperar a tu pareja ahora mismo.

El pase (cuatro meses) en un único pago de 59,90 € (menos de 15 €) al mes incluye:

→ Acceso inmediato a los 24 vídeos en HD que apoyan el Método, con explicaciones y ejemplos reales tomados de mis consultas en psicología del coaching. Más de 6 horas de vídeo de alta calidad para que descubras tus errores, aprendas a enfrentarte a esta situación, diseñes tus propias estrategias y puedas recuperar a tu pareja en el menor tiempo posible.

→ Acceso inmediato al texto del «Método K para recuperar a tu pareja tras una ruptura» en formato digital. Los capítulos del Método que te ayudará de verdad a recuperar la confianza en ti mismo y dar los pasos adecuados para volver con tu ex.

→ Apoyo personalizado por correo electrónico de las dudas que se van ocasionando al aplicar el Método K. Sólo tendrás que enviar un correo adjuntando el ID de tu suscripción a la dirección que te llegará por correo electrónico.

Todo en un único pago de 59,90 €

error: Content is protected !!